Menchu Gal

Menchu Gal nació en Irun en 1918 y es considerada una de las pintoras más importantes del estado español. Se formó desde muy niña con el pintor Gaspar Montes Iturrioz quien, cuando ella tenía catorce años, declaró que ya no podía enseñarle nada. Con esa edad, en el año 1932, ganó el concurso de Artistas Noveles de Gipuzkoa y marchó a Paris. En aquel momento la ciudad estaba viviendo uno de sus mejores momentos, y Menchu Gal pudo conocer el fauvismo y a Matisse. No obstante, ella misma contaba que hubiera disfrutado mucho más de su estancia si hubiera ido dos o tres años más tarde, puesto que con quince años ni tan siquiera le dejaban entrar en ciertas galerías. A pesar de todo, esta época fue muy importante para ella; acudió a la academia del cubista Amadée Ozenfant, que le obligaba a utilizar colores terrosos, el blanco y el negro, para la gran frustración de la joven irundarra. Su estancia en Paris la alejó completamente de la temática costumbrista, muy en boga en aquella época en el País Vasco.A la vuelta de Paris se dirigió a Madrid, donde recibió clases de Aurelio Arteta y Daniel Vázquez Díaz en la Academia de San Fernando. Al estallar la Guerra Civil tuvo que refugiarse en Francia con su madre; ella pintaba piedras como pisapapeles y su madre tejía jerseys para ganarse la vida. Al teminar el conflicto volvió a Madrid y pasó a integrarse en la llamada Escuela de Madrid, con artistas como Agustín Redondela, Luis García Ochoa o Pedro Bueno, en una época muy difícil para el arte. Menchu Gal fue una de las primeras mujeres artistas reconocidas en el siglo XX en el estado español, muy machista y conservador. Fue seleccionada tres veces para ir a la Bienal de Venecia, la primera en 1940, con sólo 22 años, y posteriormente en 1956 y 1956. Posteriormente, en 1959, recibe el Premio Nacional de Pintura, siendo la primera mujer en recibirlo en la historia.Casi 50 años más tarde alcanza el reconocimiento en su tierra natal. En el 2005 recibe la Medalla de Oro de Gipuzkoa, siendo también la primera mujer en recibir este galardón, y en 2006 el Premio Manuel de Lekuona a su trayectoria, otorgado por Eusko Ikaskuntza. Sus obras se encuentran en el Museo de Bellas Artes de Bilbao, aunque no en exposición, y en el Museo Reina Sofía entre muchos otros.Su trabajo se centra en la viveza de los colores, en una pintura casi exenta de dibujo y que se forma a través de los propios pigmentos. Su actitud de mantenerse en la figuración se ha calificado a menudo de valiente, puesto que llegaba en una época, la de las vanguardias, en la que la abstracción era dominante. A pesar de ser figurativos, sus cuadros no son realistas, puesto que representan su interpretación de los espacios y las vivencias. Pinta principalmente paisajes, especialmente de la Mancha y del Bidasoa, aunque también retratos. Los planos se entrecruzan creando espacios complejos, por influencia de su formación con Vázquez Díaz, pero también derivándose de su interpretación subjetiva de las percepciones.

Vista previaAdjuntoTamaño
Menchu Gal - Eusko News.pdf179.26 KB
See video