Ainhoa Güemes Moreno

Desean apropiárselo; adoptarlo como un monumento y acogerlo entre sus muros, como un objeto gratuito cuyo sentido debe encontrarse en sí mismo. ¿Pero, y si fuera una máquina de guerra? Toda obra literaria importante es, en el momento de su producción, como el caballo de Troya. Toda obra con una nueva forma funciona como una máquina de guerra, pues su intención y su objetivo son destruir las viejas formas y las reglas convencionales. Una obra así se produce siempre en territorio hostil. Y cuanto más aparece este caballo de Troya como extraño, inconformista, inasimilable, más tiempo necesita para llegar a ser aceptado. Finalmente es adoptado, y entonces funciona como una mina, a pesar de su lentitud inicial. Crecerá y hará estallar la tierra en la que fue plantado.


Monique Wittig, El pensamiento heterosexual



See video